Encontrá lo que estás buscando

Búsqueda personalizada

viernes, 6 de septiembre de 2013

El reflejo de un edificio en Londres “derritió” el parabrisas de un Jaguar

Lo llaman el rascacielo quemador. Los constructores, Preocupados.
 
La sutil curva de la torre conocida como “Walkie Talkie”, que el arquitecto uruguayo Rafael Viñoly proyectó en el centro de Londres, tuvo un daño colateral inesperado: un vecino denunció que su auto fue derretido por los rayos del sol que proyectó la forma cóncava de la construcción.
Martin Lindsay, dueño del vehículo –un lujoso Jaguar XJ–, dijo que Land Securities, empresa constructora del edificio, se había contactado con él para pedirle disculpas y confirmar que se harán cargo de la reparación, que tuvo un costo de 946 libras esterlinas (unos 1.500 dólares). Los rayos del sol derritieron el sostén del espejo retrovisor y una parte del parante trasero, además de un emblema de la marca en el lateral. Lindsay se mostró agradecido por el gesto de la empresa constructora, porque dijo que temía que su compañía aseguradora no creyera lo que pasó. Tras el hecho, otros vecinos del barrio salieron a denunciar casos similares. Un peluquero de la zona dijo que el reflejo había provocado un incendio en un felpudo de su negocio.
Desde entonces, muchos londinenses van hasta la zona para comprobar si es cierto que el edificio “derrite objetos”. Y la prensa lo rebautizó irónicamente como “Walkie Scorchie” (quemador Walkie).
Viñoly vive en Estados Unidos, pero se formó en la UBA. En Argentina construyó el municipio de Adrogué, el club house del San Isidro Boating Club, la fábrica Electrolux, numerosos bancos, el hospital Durand, la fábrica de Aluar de Puerto Madryn. También dirigió la renovación de la estación de Martínez y diseñó la futura ampliación de la facultad de Ciencias Exactas de la UBA.
El edificio de Londres tiene 37 pisos. Fue levantado cerca de la catedral de Saint Paul y la Tower Bridge. La forma redondeada sirve para atenuar temperaturas y luz solar. Pero justamente el contraste entre su modernidad y la tradición de algunos edificios fue uno de los puntos de conflicto. El proyecto estará listo para el año que viene.
Por el fenómeno refractante, según los vecinos, los termómetros en ese barrio llegaron a marcar temperaturas superiores a los 45 grados. Como medida preventiva, se limitó la zona de estacionamiento en donde se proyecta el haz de luz. “Tomamos muy en serio el asunto del reflejo de luz y para nosotros es una prioridad. Estamos buscando soluciones”, dijeron los desarrolladores del proyecto. El Walkie Talkie no es el único que derrite objetos. También hubo problemas con uno de Frank Gehry en Los Angeles.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envianos una Nota Insólita o tu Top Five!

Nombre*
Titulo*
Texto*
Image Verification
captcha
Please enter the text from the image:
[Refresh Image][What's This?]
Powered byEMF PHP Form