Encontrá lo que estás buscando

Búsqueda personalizada

martes, 29 de abril de 2008

Encerrada 24 años y violada por su padre

Una mujer en Austria dio a luz a siete hijos en un sótano donde no vio nunca el sol.


VIENA (DPA)- Durante 24 años un hombre mantuvo a su hija como prisionera, la escondió, abusó de ella y ambos gestaron aparentemente siete hijos, en un caso único y estremecedor en la historia criminal de Austria. La policía detuvo la noche del sábado en la ciudad de Amstetten al pensionado de 73 años, acusado de abuso sexual agravado, incesto y privación de la libertad.

Josef F., un ex técnico eléctrico, encerró a su hija Elisabeth en agosto de 1984 en un oscuro calabozo en su propia vivienda y la forzó regularmente a tener sexo, según precisaron ayer los investigadores. Tres de sus hijos debieron compartir con ella el cautiverio.

Oficialmente, el hombre reportó a su hija como desaparecida. De los niños que dio a luz Elisabeth F., uno murió tras el nacimiento. Tres tuvieron que vivir con ella hasta 19 años en el encierro, sin ser reportados a las autoridades, y no fueron a la escuela. Los otros tres residían con Josef F. y su esposa, Rosemarie F., de 69 años, quien afirmó no haber estado al tanto de nada de lo que sucedía.

Recién anoche la policía logró abrir el calabozo con cierre eléctrico que el presunto abusador había dispuesto en el sótano de su vivienda para su hija y los niños. La mujer de 42 años y tres de sus hijos vivieron allí en los cuartos estrechos y de baja altura, sin ver la luz del día durante largos años. El padre de Elisabeth F. reveló poco antes a las autoridades el código para abrir el cierre eléctrico del lugar. Al igual que antes, continúa negándose a brindar testimonio, aunque declaró que su familia "le da lástima", informó un policía.

La policía comenzó a seguir la pista de Josef F. luego de que Kerstin, la hija de 19 años de Elisabeth, que desde su nacimiento vivía con ella en el calabozo, fuera hallada inconsciente en casa de su "abuelo" hace una semana. Hasta entonces, Kerstin había permanecido encerrada con sus hermanos Felix, de cinco años, y Stefan, de 18, y su madre, según fuentes policiales. En la búsqueda de la madre, considerada desaparecida, los investigadores encontraron en la casa del sospechoso una carta de 1984 en la que se leía: "No me busquen, no tendría ningún sentido, y eso haría mayor mi sufrimiento y el de mis hijos".

Josef F. engañó en las últimas décadas una y otra vez a la policía y a la opinión pública, afirmando que su hija posiblemente vivía con una secta. Sin embargo, el sábado por la noche fue atrapado junto con su hija en inmediaciones del hospital de Amstetten.

Según declaró Elisabeth F. luego de que interviniera la policía, fue violada reiteradamente por su padre desde que tenía 11 años. El 24 de agosto de 1984 la encerró y ató en el sótano, y poco después Josef F. la declaraba "desaparecida" ante la policía. En los años siguientes, la mujer sufrió un martirio difícilmente imaginable, en el que padeció "continuamente los abusos de su padre", apuntó el portavoz Franz Polzer.


Fuente: Diario Rio Negro (Argentina)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envianos una Nota Insólita o tu Top Five!

Nombre*
Titulo*
Texto*
Image Verification
captcha
Please enter the text from the image:
[Refresh Image][What's This?]
Powered byEMF PHP Form