Encontrá lo que estás buscando

Búsqueda personalizada

miércoles, 25 de agosto de 2010

Embotellamiento de 100 km en China: hubo gente atrapada durante 5 días

Es por la construcción de una ruta. El atasco empezó hace 10 días y no saben cuándo cesará.

Cuando Julio Cortázar escribió el cuento “La autopista del sur”, seguramente no imaginó lo que pasaría en China varios años después, mientras el país asiático superaba a Alemania y Japón en tamaño de su economía y se ponía de escolta de la mayor economía mundial, Estados Unidos, a la que todos creen que superará en algunos años.

Ayer, se cumplieron los diez días desde que empezó un megaembotellamiento con una cantidad incierta de autos y camiones en la autopista que va de la región autónoma de Mongolia a la capital nacional, Beijing, la llamada autopista Beijing–Zhangjiakou.

Algunas personas estuvieron cinco días atrapados en la gigantesca cola de automóviles, dijo ayer la TV estatal. Según los funcionarios, el embotellamiento récord fue provocado por la construcción de una nueva ruta de varios carriles que estará terminada en setiembre. La hilera de autos llega a 100 kilómetros (poco menos que la distancia de 120 kilómetros entre Buenos Aires y Chascomús) y cada unidad puede hacer con suerte un kilómetro por día.

Y debe advertirse que el cuadro mejoró el último fin de semana, aseguró Zhang Minghai, director de la Oficina de Gestión del Tráfico de la ciudad de Zhangjiakou. El funcionario, sin embargo, no logró calcular cuándo regresarían las cosas a la normalidad en la autopista.
El increíble embotellamiento comenzó el 14 de agosto en una parte de la ruta a Beijing que se congestiona frecuentemente. En especial desde que se descubrieron grandes yacimientos de carbón en la región de Mongolia Interior, dijo Zhang. El tráfico crece 40% cada año . Y es parte del gigantesco crecimiento chino en los últimos años.
En la autopista china, los conductores pasan el tiempo durmiendo, caminando o jugando cartas. Y los pobladores locales hacen negocio vendiendo sopas, almuerzos y bebidas, a precios exorbitantes, según reportó la cadena de TV por cable estadounidense CNN.

Aunque el de la autopista Beijing–Tibet es un caso extremo, es habitual que las grandes metrópolis chinas vivan bajo un atasco continuo. La madrugada es el único momento del día en que es posible ver calles vacías o tráfico fluido en ciudades como Beijing, Shanghai o Cantón. En cuanto sale el sol, los atascos y las horas muertas sobre el asfalto regresan sin piedad. Afortunadamente para sus nervios, los conductores chinos jamás pierden la paciencia y suelen matar el tiempo dando sorbos a su termo de té.

Un pekinés sabe, por ejemplo, que necesitará al menos 30 minutos para recorrer 3 kilómetros entre las 8 de la mañana y las 8 de la tarde, o que es probable que al terminar su jornada laboral le esperen un par de horas extra retenido en uno de los interminables anillos que rodean la ciudad. Y a pesar de todo, el gigante asiático sigue abrazando el auto con pasión. Sus factorías producen casi 14 millones de unidades al año y la cifra sigue en aumento. 

El segundo productor del mundo, Japón, se queda en unos “modestos” 8 millones. Y el rey de la gasolina, Estados Unidos, se contenta con unos “escasos” 6 millones. En Beijing, por ejemplo, hay más de 2.000 autos nuevos pisando sus calles cada día, 1 millón cada dos años. Normalmente, una gran ciudad de un país desarrollado tarda 10 años en alcanzar esa cifra.
Dos son las razones de esta desmesura china. La primera, obviamente, son sus 1.300 millones de habitantes. La segunda, quizá más determinante, es que los chinos, en su rápido y brutal crecimiento económico, ven el auto como un símbolo de status económico y éxito social .

Ya nadie quiere ir a trabajar en bicicleta porque es sinónimo de pobreza y por eso el auto es una de sus primeras inversiones. Es lo mismo que ocurrió en Occidente unas decadás atrás, pero aquí de repente y con mucha más furia.
Con su enorme población, China cuenta con el mayor parque automotor del mundo y pronto tendrá la mayor cantidad de kilómetros de autopistas. El gobierno está construyendo el sistema de autovías más extenso del orbe, que se espera estará terminado para el año 2035 y que recorrerá 85.000 kilómetros. O sea, 10.000 más que la red de EE. UU., hoy la más extensa del planeta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envianos una Nota Insólita o tu Top Five!

Nombre*
Titulo*
Texto*
Image Verification
captcha
Please enter the text from the image:
[Refresh Image][What's This?]
Powered byEMF PHP Form